Vivac en el Garmo Negro y la aventura del verano…

Este finde pasado hemos preparado la mochila para dormir en un hotel de mil estrellas.

El año pasado, de la forma más tonta y después de llevar mucho tiempo deseando hacerlo, hicimos un grupico de amigos amantes de vivacs, y nos fuimos en junio a dormir al collado de Cerbillona, en el Vignemale.

Fue una experiencia chulísima y la cosa quedó en que cada año, mínimo un vivac.

Este finde era por una cosa y por otra buen momento para hacer uno, pero Ipe y Nagore estaban fuera, así que nos quedamos David y yo, lo que nos obligará a hacer otro en septiembre todo el equipo más nuevas incorporaciones que ya se están animando! 🙂

El sábado a medio día nos acercamos hasta el balneario de Panticosa, preparamos la mochila y cerca de las 3 empezamos a subir, justo cuando todo el mundo bajaba. A pesar del mochilón, hacía una tarde fresca y subimos muy agusto.

Allá arriba la cima!

Llegamos a la cima cuando quedaban las dos últimas personas. Todavía estuvimos un ratico de charla y se bajaron. Queriamos llegar pronto para disfrutar de la tarde sin prisas, y fue una gozada, cada momento iba cambiando la luz. Hizo una tarde con nubes en altura y mar de nubes en el lado francés, espectacular!

IMG-20180826-WA0011

Todo listo en el único sitio plano que hay,  justico

IMG-20180826-WA0009

20180825_182037

Menú: sopa al hornillo con protección y bocadillo de tortilla 🙂

IMG-20180828-WA0007

20180825_203134

Últimas luces

20180825_203116

20180825_202942

20180825_200815

IMG-20180826-WA0010

20180825_202041

20180825_205129

IMG-20180826-WA0004

Ya en el saco

La tarde era fresca y para las 9 hacía frío, entre -1 y 0 estuvo toda la noche pero con el viento la sensación térmica era de menos, así que al saco y a dormir más o menos. Sobrecoge despertarse en medio de la noche y ver todo tan inmenso, es una experiencia brutal.

Una luna naranja y grande dio paso al sol, magia!

20180826_065127

Luna naranja y las luces de Formigal

IMG-20180826-WA0005

IMG-20180826-WA0006

Momentazos

IMG-20180826-WA0007

IMG-20180826-WA0012

Hielico al amanecer

Todavía nos lo tomamos con calma, tanto que la primera persona nos encontró todavía en el saco. Acabando de recoger llegó ya el primer grupico, plegamos rápido y para abajo. Después de una experiencia tan chula, la sensación era de que estaban profanando nuestro txoko jejejej

Y este próximo finde llega la nueva aventura en la que este año me he embarcado.

Dos años he corrido la carrera de 44 km del Valle de Tena. Me encanta ese valle y el recorrido, que tiene una versión más larga, de 78 km y 6.800 m+ de desnivel. La verdad es que la de 44 me parece una distancia ideal para poder recorrer mucho y también correr, el otro siempre lo he visto excesivo y no me imaginaba en un melé de ese tamaño.

Pero este es el año de intentar cosas, y cuando vi que la distancia larga iba a ser el campeonato de España de ultra me pareció una buena ocasión para probar, siempre es chulo que haya corredoras de nivelazo para ver y aprender, y así puedo comprobar y tengo más argumentos para decir si es excesivo o no.

perfil-80K

CompeGPS Map Printing

Durante el verano, he pensado en varias ocasiones en pedir cambio a la corta, la conozco bien, es una distancia en la que me encuentro agusto y si todo va bien me garantizo acabar y estar para disfrutar de las cervecicas por la tarde en el pueblo.

Pero la idea era más abandonar la zona de confort, lanzarme a algo que nunca he hecho y que sinceramente, no tengo ni idea de cómo gestionaré ni si podré terminar. Mil dudas rondan mi cabeza: cómo superaré los malos momentos, si iré bien de pies, qué tengo que comer, qué dejo en los puntos de avituallamiento, sabré no pasarme de ritmo al principio ni dormirme, venceré la tentación de quedarme en algún punto cuando mi cuerpo diga que ya ha hecho suficiente y vea un bar…

En definitiva, me siento otra vez totalmente novata y con los millones de dudas que tenía cuando empecé a hacer pruebas (nunca he dejado de tener, pero fueron a menos jejej) y me gusta, otra aventura por delante.

Me han dicho que para terminar algo así en condiciones hay que saber cuántas calorías y líquido consumes cada hora y llevar a rajatabla reponerlo, entre otros buenos consejos. No tengo ni idea de estos datos, tampoco miro nunca el reloj cuando hago una carrera, prefiero olvidarme de que lo llevo y desconectar de eso, así que creo que la teoría la llevamos mal, a ver cómo sale este desbarajuste en la práctica. 🙂

El día saldrá como salga, pero una cosa me llevo seguro. Ha sido un placer este verano intentar prepararme para la prueba. He disfrutado muchísimo de todos los recorridos, de cada fin de semana de actividad y todo lo que ha rodeado la preparación, y creo que ésto es lo más importante. En la carrera pueden pasar mil cosas, igual en la primera subida voy mal y me tengo que retirar, o estoy enferma, o veo que no estoy disfrutando… más que centrar todo en ese día, he disfrutado del camino, y tengo claro que la meta tenía que ser esa.

Así que ya está “todo el pescao vendido”, ahora con ganicas que llegue el día y que no haga demasiado calor, lo demás saldrá bien o mal sobre la marcha, tenemos la fecha encima, ya no hay vuelta atrás!! 🙂

 

4 comentarios en “Vivac en el Garmo Negro y la aventura del verano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s